JOSÉ MARÍA CARRASCAL Y FÉLIX VELASCO CORTÁZAR

Félix Velasco Cortázar <fevecor33@gmail.com>
CCO:jesuscapel@yahoo.es
sáb., 4 nov. a las 15:16

Hoy, 4 de noviembre, ha fallecido una persona muy activa y vailosa, José María Carrascal. Mi última comunicación con él fue esta que está en el Boletín de Yuca, 

Boletín 236

30/05/2023 a las 21:03h.

Empezó con una falacia, «podemos en el Gobierno me produce pesadillas», y va a acabar con un embeleco, «completaré la legislatura. No habrá adelanto de elecciones». Este hombre miente como respira o camina, sin darse cuenta. Incluso cuando dice algo que se aproxima a la verdad, es tan profundo su afán de engañar que termina falseándola. He estado recopilando adjetivos a su decisión de convocar elecciones el 23 de julio y me encuentro con «osado», «audaz», «temerario» o «valiente» incluso, desde su campo, mientras desde el contrario hablan de «todo o nada», «no se puede engañar a todos al mismo tiempo» y hasta «de justicia poética», aunque de justicia tiene poco y de poético, nada. Yo lo calificaría de intento desesperado de que no se hable de la enorme derrota que acaba de sufrir, que él mismo reconoce, aunque con la boca pequeña, pues con la grande intenta reanimar a sus huestes manejando cifras y situaciones equívocas. Ha perdido votos, municipios, comunidades que venían siendo feudos de su partido y no va a ser fácil que las recobre, como estamos viendo en Andalucía. Sus bazas como gobernante no consiguen superar los errores que ha cometido. El ‘sólo sí es sí’ ha tenido que rectificarlo dados los errores de sus redactoras, de Podemos. Sus planes de vivienda están en los planos y el alza de precios, de alimentos, sobre todo, se lo come la inflación. Pero lo más grave para él es que lo que le llevó al poder y le ha mantenido en él, la unidad de la izquierda a la izquierda del PSOE, no se logra ni tiene pinta de arreglarse. De lo que tiene buena parte de la culpa. Fue él quien apadrinó a Yolanda Díaz a formar grupo aparte bajo el atractivo nombre de Sumar. Todo apunta que lo que ha logrado es restar. Para un Podemos que ya venía acusando el desgaste de poder junto al PSOE, es una muy mala noticia y algunos analistas le predicen un futuro como el de Ciudadanos, la desaparición. Es lo que ha obligado a la izquierda de la izquierda a negociar para reencontrarse. Han hecho avances, pero tropiezan con algo que nada tiene que ver con la política: las listas electorales, elegir quiénes tendrán plaza. Con eso no se juega. Yolanda Díaz ha inscrito su plataforma como partido a competir el 23J.

A Pedro Sánchez sólo le queda una bala, que paradójicamente es su gran enemigo: Vox. «Ya sé que estáis enfadados conmigo –va a decir a sus socios– pero si no seguís apoyándome, ya sabéis lo que os espera: la extrema derecha que no tendrá piedad de vosotros». Es un chantaje infantil pero que puede surtir efecto en alguno. A Abascal seguro que le gusta oírlo. Ha hecho importantes avances el 28M. Pero sigue a una gran distancia del PP. Y si la ambición personal lo tienta, le convendría acordarse de lo que le ocurrió a Rivera, el líder de Ciudadanos: quiso ser el líder de la derecha, en vez de su centro, para terminar en un bufete de abogados. Y gracias.

José María Carrascal

Página sobre ExAlumnos de La Missión